El pasado 5 de octubre, en el Coleseíto Pedrin Zorrilla de San Juan, por primera vez en su carrera, Danielito Zorrilla afrontó y ganó una pelea a diez asaltos. Fue contra el mexicano Jesús Pérez (23-2, 18KOs) por el título interino NABO de la división superligero en la OMB.

No fue una victoria fácil, Zorrilla se lastimó un nudillo de la mano derecha en el primer asalto, cuando mandó a la lona al mexicano. Luego debió controlar la pelea con un boxeo técnico y conservador que le otorgó la ventaja en las tarjetas.

Ahora, el campeón interino podría cumplir un combate en diciembre, de acuerdo con Bryan Pérez, dirigente de Promociones Miguel Cotto. Es de esperar que sea un combate intermedio antes de ir por la unificación en esa división contra el campeón titular, el también boricua Yomar Álamo (17-0-1, 12 KO’s).

Será la prueba mayor para Danielito, antes de sumergirse en “las Grandes Ligas” del boxeo en un momento que su categoría (140 libras) brilla con luz propia repleta de grandes figuras. No le espera un paseo en 2020, sin duda.